Amenazas

Avance frontera agrícola. Los humanos seguimos avanzando y quitando espacio a las especies nativas. Los bosques nublados donde habita el águila

andina son una de las últimas fronteras agrícolas que tiene el ecuador. Cada año se pierden muchas hectáreas de este biodiverso paisaje. Cuando ingresa el ser humano en estos lugares caza las presas del águila y trae consigo animales domésticos llevando al inevitable conflicto.
Los juveniles son de color blanco con plumas grises en sus alas y espalda. A medida que crecen su coloración va cambiando hasta tener un color negro con el pecho rojizo como adultos
Son altamente territoriales permaneciendo es su territorio de caza y reproducción durante todo el año. Tienen un pichón cada año o dos años. Al salir del nido los volantones son muy curiosos y no sienten miedo por el ser humano por lo que son vulnerables.
Tienen una dieta variada y de acuerdo a datos obtenidos en Colombia y Argentina(citación a artículos de Santiago, Juan Sebastián y Juan Manuel) y datos preliminares obtenidos en nuestra investigación en Ecuador (datos no publicados) se alimentan principalmente de pavas de monte Penelope sp. y Coatíes Nassua sp. También se alimentan de otras especies de aves grandes y mamíferos medianos.
Como depredadores tope de su ecosistema ellos se encargan de controlar las poblaciones de sus presas y mantener el balance en el ecosistema que habitan.

Un porcentaje muy alto de bosque nublado del occidente del Ecuador está concesionado para minería a cielo abierto para la extracción de cobre y oro. Este sistema de minería deja todo destrozado y no habrán ni presas ni lugares donde anidar si se mantienen las concesiones actuales.

Por retaliación: cuando ingresa el ser humano en estos lugares caza las presas del águila y trae consigo animales domésticos llevando al inevitable conflicto. Las águilas inevitablemente pasan a depredar gallinas domésticas y las personas afectadas pueden tomar medidas negativas como disparar o atrapar las águilas. Esto se vuelve mas agudo con los juveniles que no tienen miedo al ser humano y son muy curiosos acercándose bastante a la gente.

Conflicto Humanos/Cacería

Cuando ingresa el ser humano en estos lugares caza las presas del águila y trae consigo animales domésticos llevando al inevitable conflicto. Las águilas inevitablemente pasan a depredar gallinas domésticas y las personas afectadas pueden tomar medidas negativas como disparar o atrapar las águilas. Esto se vuelve mas agudo con los juveniles que no tienen miedo al ser humano y son muy curiosos acercándose bastante a la gente.

Por trofeos, curiosidad, partes, etc… al ser una rapaz grande y hermosa es altamente codiciada como trofeo de cacería. En nuestras salidas de campo nos encontramos constantemente con partes de águilas muertas por la mano humana.

Tienen una reproducción lenta de 1 pichón cada 1 o 2 años.